¿Qué es un nazar y para qué sirve?

#nazar #ojoturco #maldeojo #chamanismo


"Hay personas que tienen el ojo fuerte", solía decirme mi abuelita, antes de contarme espeluznantes historias de gente que había muerto de mal de ojo. Su hermanito menor, de hecho, murió por eso. Contaba mi matriarca que un día, cuando estaba por cumplir los 5 años, lo vistieron de huasito elegante para el 18 de septiembre, y que había una señora que no dejaba de alabar lo lindo que se veía. Según mi abuela, eso fue lo que lo mató. Pasó de estar sano un día a estar muerto esa misma noche. Recuerdo haberla mirado con mi mejor gesto de incredulidad, pero ella se mantuvo enfática: "hay gente que tiene la sangre más pesada que otra". Más de una vez vi con estupefacción cómo se mojaba un dedo en saliva para pasarlo luego por la frente de cada indefensa criatura que llegaba de visita a su casa, "por si acaso" -decía. Yo me salvé del escupo por feíta, creo, porque sólo lo hacía con los niños que consideraba bonitos. En fin. El mal de ojo parece ser una realidad aquí y en la quebra' del ají.


Por eso no me sorprendió tanto encontrarme con esta misma creencia durante mi primer viaje a Turquía, aunque debo decir que su manera de combatirlo es harto más elegante y bonita. Aquí está: el nazar boncuğu:


nazar, ojo turco

En Turquía te lo encuentras en todos lados: prendido en la manta de la guagua, en la puerta de la casa, en las plantas, en los llaveros, en los escaparates de las tiendas comerciales, colgando de los relojes, en las joyas ¡her yerde! Es casi tan popular como la imagen de Ataturk (aunque a Ataturk no le gana nadie; ese señor sí que es omnipresente, pero ya hablaremos de él en otro post).


Preguntando, preguntando me enteré de su propósito: se utiliza como medio de protección contra la envidia. En teoría, distrae la atención de quien siente celos por tu belleza, tu auto, tu casa o tu bebé, recibiendo de este modo cualquier mal energía que provenga de esa persona.


Al principio me pareció curioso que en un país islámico com Turquía se tuviese este tipo de creencias, pero indagando un poquito más descubrí que incluso el Profeta Mahoma creía que el mal de ojo era una realidad (ahora: hay que decir aquí que el Islam rechaza todo tipo de creencia en amuletos, y aunque la mayoría de los habitantes de Turquía es musulmana, es evidente que en estas cosas opera el criterio personal). La creencia del mal de ojo en Turquía se remonta a Asia Central, el período del chamanismo .Muchos años antes de que se instaurara el islamismo como religión oficial, los pueblos que habitaban la zona de Turquía y Euroasia, entre ellos los mongoles, practicaban el chamanismo como un tipo de religión -si es que se puede llamar así, porque más que un culto era para ellos una conexión con la naturaleza. Aún hoy en algunas partes de Turquía, especialmente Anatolia, sobreviven muchas prácticas chamánicas, como lanzar agua al piso cuando alguien se va de viaje para regrese pronto o atar cintas en los árboles para pedir un deseo.


A lo largo de la historia, en muchas culturas y creencias religiosas, la figura del ojo ha sido aceptada como un poderoso talismán que aleja el mal. Por esto las cuentas del nazar suelen tener la forma de los ojos. Dado que el ojo, que es la ventana de la persona que se abre al mundo, es aceptado como el punto de partida de todo tipo de buenos y malos pensamientos. Se cree que las piedras azules tienen propiedades absorbentes para proteger de miradas y envidias. Las antiguas comunidades que habitaban el Asia Central creían en la existencia de algunas fuerzas secretas en la naturaleza. Pensaban que todo lo que tiene vida, tiene espíritu y su energía fluye libremente entre todos los seres que habitan el planeta. Esta energía es a veces positiva y, otras, negativa. Dentro de la cultura chamánica, muchos objetos sirven de ayudan en la protección y el cuidado, pues se cree que son una representación entre el mundo físico y el mundo de los espíritus. Y es aquí donde el nazar encuentra su sitio. Existe la creencia de que trae protección a quien lo lleva consigo.


El ojo turco o nazar suele fabricarse con cristales de colores, formando una serie de círculos concéntricos que emulan un ojo. Los colores más comunes que utiliza son el blanco, el azul y el negro, pero los hay también de otros colores, según el tipo de protección que necesites:


  • El nazar azul (el más común) se vincula a la protección del mal de ojo, y es símbolo de buen karma.

  • El nazar rojo se relaciona con el amor, el poder y la determinación.

  • El nazar amarillo se relaciona con la buena salud en general.

  • El nazar blanco es sinónimo de inocencia: convierte las energías negativas en positivas

  • El nazar verde se asocia a la esperanza y al crecimiento físico y espiritual.


Se piensa que si el nazar se estropea, es porque ha recibido la carga negativa de alguien o algo y que, por lo tanto, ha realizado su función: te ha protegido. En lugar de repararlo, debes sustituirlo por uno nuevo.


Pues bien: si tienes un nazar, puedes ponerlo en la entrada de tu casa o donde creas que necesitas protección (la habitación de tus hijos, por ejemplo). Y si te has comprado una joya que tiene un ojo turco, mejor aún: lo llevas contigo a todos lados y ya está.


Más allá de las creencias en el mal de ojo, el nazar es una bonita pieza de artesanía turca que vale la pena llevarse a casa.


Y, claro: si mi abuelita estuviese viva aún, seguro le llevaba unos cuantos de regalo, para que dejara de "bendecir" a los pobres niños lindos que llegan de visita.





¿Quieres un nazar para ti o algún amigo? Revisa nuestra variedad en http://www.sultanbazar.cl











18 visualizaciones0 comentarios